Consejos vender

5 empresarios exitosos que tomaron la perspectiva a largo plazo

Con frecuencia decimos a nuestros agentes que el marketing es un juego a largo plazo. A veces podríamos pensar que no estamos llegando a ningún sitio rápido, pero con perseverancia, trabajo duro y constancia, empezará a descubrir lo que funciona para su negocio. De forma lenta, pero segura, verá movimientos positivos en la dirección correcta… siempre que se atenga a ello.

Aquí tiene las historias inspiradoras de cinco emprendedores famosos que asumieron la visión a largo plazo para el éxito. Le podría sorprender saber que los cheques de millones de dólares tampoco les llegaron velozmente.

1.    Henry Ford

Henry Ford tuvo la visión de lograr que poseer un coche fuera tanto práctico como asequible, pero las cosas no siempre fueron como las planeó. De hecho, hicieron falta muchos intentos antes de que pudiera alcanzar su meta y creara la Ford Motor Company que conocemos hoy en día.

La primera empresa de Ford, la Detroit Automobile Company, produjo productos que tenían un “alto precio y una baja calidad”, lo que condujo a su disolución en 1901. Obligado a comenzar de nuevo, Ford creó la Henry Ford Co. solo para dejarla un año más tarde tras una disputa.

Ford lo intentó una última vez, pero los inversores de esta nueva compañía se pusieron nerviosos cuando las ventas no se materializaban. Fue únicamente gracias a inversores ángel que se precipitaron a salvar el negocio del colapso, que los sueños de Ford se hicieron realidad, permitiéndole desarrollar la línea de montaje en movimiento que revolucionó la industria.

Cuando murió en 1947, la perseverancia de Ford le había hecho ganar una cifra neta de unos 500-700 millones de dólares.

2.    Walt Disney

Walt Disney, famoso en todo el mundo por sus animaciones, no siempre estuvo sentado felizmente en su escritorio. Sufrió muchos contratiempos antes de alcanzar las cimas del sector cinematográfico norteamericano.

De hecho, tras años de duro trabajo, la primera incursión de Disney en la animación, Laugh-O-gram Films, quedó en bancarrota en 1923 cuando tan solo tenía 22 años. Se vio obligado a irse a Hollywood únicamente con 40 $ en sus bolsillos. Cuando llegó allí, fundó Disney Bros. Studios con su hermano Roy. Pero incluso cuando los personajes que hoy reconocemos empezaron a aparecer, Disney obtuvo varios rechazos; en 1927, MGM le dijo que Mickey Mouse no funcionaría porque un ratón gigante era “demasiado aterrador para las mujeres”, mientras que un estreno de Bambi durante la guerra se consideró inapropiado.

Tras superar a los escépticos, los personajes de Disney crecieron en popularidad, lo que le llevó a crear un parque temático infantil en los años 40. Walt Disney World abrió en 1955 tras atravesar cinco años de dificultades de planificación y de recaudación de fondos.

3.    Arianna Huffington

Cofundadora del “periódico” online Huffington Post,  Arianna Huffington ha experimentado la fama y la fortuna en la última década. Pero las cosas no fueron tan fáciles para ella como podría parecer.

Como escritora, Huffington sufrió numerosos reveses; de hecho, su segundo libro fue rechazado 36 veces antes de que fuera publicado finalmente. También fue acusada de plagio por su libro The Gods of Greece (Los dioses de Grecia), aunque el caso no llegó a los tribunales. Huffington no se rindió, sin embargo; recibió un préstamo, siguió intentándolo y publicó 12 libros.

Después, Huffington dirigió su atención a la política, presentándose sin éxito a las elecciones para ser Gobernadora de California. Aunque quedó decepcionada por no haber ganado, Huffington usó lo que había aprendido durante la campaña acerca del poder de Internet y lo aprovechó para cofundar el Huffington Post, el sitio de blogs y de recopilación de noticias estadounidense.

Nunca muy alejada de la controversia, Huffington continuó luchando por el Huff Post hasta que lo dejó en 2016 con un valor neto de 50 millones de dólares estadounidenses.

4.    Michelle Mone

La ascensión de la marca de sujetadores Ultimo en los años 90 podría parecer una historia de éxito de la noche a la mañana, pero la realidad era bien diferente. La fundadora Michelle Mone estuvo rodeada de despidos, infortunios financieros y rechazos de las tiendas de las grandes marcas. Pero nunca se rindió.

Cuando todavía tenía veintitantos años, Mone se inspiró en “una incómoda salida nocturna” para invertir todo el dinero de su despido en desarrollar un nuevo tipo de sujetador. Tres años más tarde, sin embargo, solamente se había completado el prototipo y tenía más de 400 000 £ en números rojos. Para empeorar las cosas, no había encontrado tiendas dispuestas a adquirir el nuevo sujetador y además estaba embarazada.

Mone luchó contra los rechazos y la negatividad para convencer más adelante a Selfridges, una gran tienda en Londres, para firmar un acuerdo. Entonces, invirtió sus últimas 500 £ en una campaña de guerrilla de marketing para atraer el interés. La táctica funcionó.

Tras unos veintitantos años, ahora tiene un valor de 60 millones de dólares estadounidenses.

5.    Simon Cowell

“Perder todo es probablemente la mayor lección que aprendes”, así reflexiona Simon Cowell sobre las dificultades que sufrió durante su ascensión a la cima de la industria musical.

Aproximándose a la treintena, Cowell había creado una compañía discográfica que se había estrellado. Ganó un millón de libras y después lo perdió todo, para al final mudarse de nuevo con sus padres. Este fue el punto de inflexión que creó al hombre que es hoy en día.

Cowell se vio forzado a comenzar de cero. Lo hizo todo diferente, hizo caso a las lecciones que había aprendido y hoy, unos 20 años más tarde, ha amasado una fortuna de 550 millones de dólares estadounidenses.

La próxima vez que piense que su estrategia de marketing no está funcionando y quiera rendirse, piense en estos emprendedores, respire hondo y pruebe de nuevo.

Si lo desea lo suficiente, al final llegará ahí.

Y nosotros estamos aquí para apoyarle en cada paso del camino.

Leave a Reply